La calidad ambiental son las características sociales, culturales, ambientales y económicas, que pueden determinar el estado y disponibilidad de recursos naturales y la posible alteración de los mismos. Los seres vivos dependen del ambiente para satisfacer diversas necesidades, entre ellas salud y supervivencia. La satisfacción de estas necesidades se torna vulnerable debido a los acontecimientos naturales o por aquellos ocasionados por la acción antropogénica. Cuando el ambiente ya no tiene la suficiente capacidad de satisfacer las necesidades básicas, se presentan diversos riesgos para la salud y la calidad de vida.

En términos de extensión, el espacio marítimo ecuatoriano constituye un área muy superior al espacio terrestre; en esta inmensidad, se ejecutan actividades productivas, comercio, investigación, entre otras, que otorgan beneficios sociales, económicos y ambientales, sobre los cuales la mayoría de veces se tiene una comprensión limitada.  El desconocimiento de aspectos tan básicos de nuestra área marítima, como su verdadera extensión, límites, forma de organización, marco regulatorio, entre otros, obstaculizan su valoración, como medio fundamental en el desarrollo socioeconómico del país.

Los problemas socio-ambientales generados por acción de la naturaleza y del ser humano están provocando innumerables retos ecológicos que debemos enfrentar como sociedad planetaria interconectada. Cambio climático, calentamiento global, alimentos transgénicos, aumento de las enfermedades, agotamiento y contaminación de los recursos naturales, o el incremento de la magnitud de los desastres, son apenas algunos ejemplos de los desafíos que los docentes del siglo XXI deben plantearle a las generaciones actuales y futuras del Ecuador.